domingo, 26 de febrero de 2017

"THE EMPTY CHAIR", UN TEMA COMPROMETIDO Y SINCERO QUE BIEN MERECE UN OSCAR


Sting conoció al compositor neoyorquino Joshua Ralph en 2008, les presentó el funambulista francés Philippe Petit. Por aquel entonces J. Ralph trabajaba en el score del documental "Man on wire", que se centraba en la conocida hazaña de Petit, el 7 de agosto de 1974 consiguió cruzar por un cable de 8 metros a través de las dos Torres del World Trade Center. El documental se llevó un cantado Oscar y la carrera como compositor de documentales de J. Ralph se disparó. En 2013 y 2016 fue nominado al Oscar por las canciones que compuso para dos de ellos, "Racing extinction" (en el que se cuestiona la importancia que han tenido los humanos en las extinciones masivas) y "Chasing ice" (en el que se dan motivos sobrados para creer en el cambio climático).

En 2015, Ralph llevó a Sting a que conociera su estudio de Nueva York, no se trataba más que de una excusa para ponerle el nuevo documental en el que trabajaba, "Jim", centrado en la vida del fotoperiodista James Foley, que falleció trágicamente cubriendo la Guerra de Siria. Sting no sabía mucho más de Foley qué lo que había leído en la prensa, que estuvo más de un año en cautividad, que finalmente en agosto de 2014 fue decapitado por el ISIS y que las salvajes imágenes fueron grabadas para que todo el mundo viera, una vez más, la barbarie de la que son capaces el Estado Islámico.

Sting quedó profundamente conmocionado y conmovido, y con la idea reforzada de que James Foley era un auténtico héroe americano, ya que su afán por perseguir la verdad para que llegara hasta todos nuestros hogares le hizo perder su vida. Ralph le pidió entonces que pusiera letra a la melodía principal que había compuesto para el score de "Jim", pero Sting se negó porque no se veía capaz de ello. Era algo demasiado serio y trágico, y tenía miedo de no estar lo suficientemente a la altura. Todo cambió con la llegada de la Acción de Gracias, Sting se preguntaba como lo celebraría si uno de sus hijos estuviera bajo cautiverio. Pensó que dejar su sitio vacío en la mesa sería un perfecto gesto simbólico y de este modo encontró la metáfora que buscaba, "The empty chair", con la que pudo completar la canción que últimamente le está dando tantas alegrías.

A J. Ralph le encantó la letra y el 28 de noviembre la grababan en tiempo récord en The Theater (NY), únicamente piano y voz. El 23 de enero de 2016 Sting y J. Ralph presentaron oficialmente "The empty chair" en Utah, en el marco del Festival de cine independiente de Sundance, ante los familiares del homenajeado James Foley. "Jim" obtuvo unas críticas inmejorables a su paso por el festival y fue adquirido por el prestigioso canal de pago HBO.

Sting grabó una nueva versión de "The empty chair", sustituyendo el piano de Ralph por su guitarra y por la de Jerry Fuentes (The Last Bandoleros), para su inclusión en su nuevo álbum "57th & 9th" y decidió tocar este tema como cierre de las actuaciones de su nueva gira mundial. Tocar el tema en la reapertura de la Sala Bataclan (París) y las continuas promociones que ha hecho el cantante, le han insuflado nueva vida.

Al final todo el esfuerzo tuvo su fruto, contra todo pronóstico "The empty chair" fue nominada al Oscar a la mejor canción, la tercera candidatura para J. Ralph y la cuarta para Sting (que antes optó por las canciones que compuso para "The Emperor's new groove", "Kate & Leopold" y "Cold mountain"). Ha manifestado que es la nominación que más ilusión le ha hecho de todas, pero será difícil que pueda alzarse como ganador, teniendo el celebrado musical "La La Land" dos canciones también entre las nominadas. En cualquier caso "The empty chair", es un tema comprometido, valiente, descarnado, cuya letra no deja a nadie indiferente. Confiemos que el espaldarazo de la canción haga que su score sea publicado físicamente y que este estupendo documental, "Jim", tenga también una edición en nuestro país.  

Una vez conocida la historia, por último, os pido que leáis lentamente su letra y que la disfrutéis. ¡Gracias!

LETRA ORIGINAL

If I should close my eyes, that my soul can see,
And there's a place at the table that you saved for me.
So many thousand miles over land and sea,
I hope to dare, that you hear my prayer,
And somehow I'll be there.

It's but a concrete floor where my head will lay,
And though the walls of this prison are as cold as clay.
But there's a shaft of light where I count my days,
So don't despair of the empty chair,
And somehow I'll be there.

Some days I'm strong, some days I'm weak,
And days I'm so broken I can barely speak,
There’s a place in my head where my thoughts still roam,
Where somehow I've come home.

And when the Winter comes and the trees lie bare,
And you just stare out the window in the darkness there.
Well I was always late for every meal you'll swear,
But keep my place and the empty chair,
And somehow I'll be there,
And somehow I'll be there.

LA LETRA TRADUCIDA

Si tuviera que cerrar mis ojos, entonces mi alma podrá ver,
Que hay un lugar en la mesa que reservaste para mí.
Tantos miles de kilómetros sobre la tierra y el mar,
Espero ser capaz de que escuches mi oración,
Y de algún modo allí estaré.

Aunque es un suelo de hormigón donde mi cabeza reposa,
Y aunque los muros de esta prisión son tan fríos como la arcilla,
Pero hay un rayo de luz en donde cuento mis días,
Así qué no te desesperes por la silla vacía,
Y de algún modo allí estaré.

Unos días estoy más fuerte, otros días más débil,
Y hay días que estoy tan roto que apenas puedo hablar,
Hay un lugar en mi cabeza en donde aún vagan mis pensamientos,
En dónde de alguna manera he vuelto a casa.

Y cuando llegue el invierno y los árboles estén desnudos,
Tú mirarás fijamente por la ventana allí en la oscuridad,
Bueno, jurarás que yo siempre llegaba tarde a comer,
Pero reserva mi sitio y la silla vacía,
Y de algún modo allí estaré,
Y de algún modo allí estaré.