jueves, 13 de octubre de 2011

INTRODUCCIÓN A "25 YEARS"


Alguna persona ingeniosa una vez dijo que solamente existen siete historias en todo el conjunto de la literatura autentica, en toda la experiencia humana. Yo creo que como seres humanos tratamos de entender nuestras vidas a través de historias. Pueden ser o no verdaderas, pero nos ayudan a darle un sentido al mundo que nos rodea. Es una maquinaria de significados y escribir canciones es como seguir la pista de hermosos y pequeños tesoros. Tiras de un hilo y el mundo es revelado. Y de repente, dejas de estar solo.

Desde el principio supe que la música era mi amiga. Cuando era niño mi vida familiar a menudo era caótica, así que recurría a la música como método de evasión del mundo. Sin querer ponerme demasiado místico, la música se convirtió en mi vida espiritual. Nunca me siento mejor conmigo mismo que cuando estoy tocando, cuando estoy luchando con un problema musical. Me siento completo en ese momento, y esa es la definición de meditación, entonces yo medito.

No es mi estilo acabar siempre el mismo producto, por ello he dado muchos giros musicales, todos ellos se reflejan aquí. Sin lugar a dudas, he tenido mucha suerte. El gusto popular ha coincidió en la mayoría de ocasiones con lo que a mí me interesaba. Pero no siempre. Yo creo, sin embargo, que sí pones toda tú integridad en todo lo que haces, la gente lo escucha. Ellos aprecian un esfuerzo honesto. Permitirme enfatizar que no me parece que hayan pasado 25 años. Aún siento curiosidad por la música, y aún sigo descubriéndome dentro de ella.

Finalmente, la gratitud es la primera emoción que siento cuando miro hacia atrás. Estoy increíblemente agradecido por la vida que he llevado. Y que sigo llevando, porque mi intención no es la de dejarlo todo pronto. Los próximos 25 años van a ser muy interesantes.

Ganarme la vida con algo tan delicado como la música es un gran honor. Me siento un privilegiado cada vez que leo la palabra “músico” en mi pasaporte. “Profesión: músico”. Para mí es una profesión muy digna. Entregas placer a la gente y recibo un enorme placer por haberme Ganado la vida hacienda eso, un trabajo que haría por nada.

Lo que he aprendido con los años es que los milagros no suceden y que lo que funciona es el progreso: hacer tenaz y determinante el aburrido proceso del día a día. Tienes que seguir trabajando y obtendrás resultados. Cualquier resultado, no importa lo pequeño que sea, merece la pena perseverar. No existen los milagros. Eso no ocurre.

Tienes que hacer todo clase de cosas para liberar el niño que hay en ti. Conservar la alegría de tocar, de estar con otros músicos, inspirándose con ellos.
A lo largo de mi carrera, he trabajado con músicos que eran mucho mejores que yo. Es como en el tenis, no aprendes si la pelota nunca vuelve.

Para mí el elemento más grande en la música es la sorpresa. Me encanta empeñarme en cosas en las que no parece que yo encaje.

Mi padre murió hace 25 años. Cogí sus manos en su lecho de muerte y le dije: “Mira, tenemos las mismas manos”. Y él me dijo: “Sí, pero tú las has usado mejor que las mías” dejándome totalmente consternado, porque era el primer cumplido que me hacía en toda mi vida. Su tiempo fue devastador.
Yo uso mis manos cada noche para tocar, cada día para escribir. Y pienso en todas las esperanzas que mi padre habría puesto en mi aunque fuera de manera discreta. Entonces me pregunto: ¿Habré estado a la altura de las alabanzas de mi padre en estos 25 años?, ¿habré usado bien mis manos?.

1 comentario:

Fer dijo...

Este hombre es realmente un artista descomunal, además de un ser humano que ha crecido y ha invertido tiempo y trabajo en hacerlo. Tenés aquí excelente material: ¡te felicito!
¡Saludos!