sábado, 26 de febrero de 2011

FESTIVAL VIÑA DEL MAR, ANTITEATRO DE LA QUINTA VERGARA, VIÑA DEL MAR (CHILE). (25/2/2011).


SETLIST 1:
- If I ever lose my faith in you
- Every little thing she does is magic
- Englishman in New York
- Roxanne
- This cowboy song
- When we dance
- Russians
- Fields of gold
- Next to you
- They dance alone
SETLIST 2:
- King of pain
- Every breath you take
- Desert rose
- She’s too good for me
- Fragile
- Message in a bottle (Acústica)
COMENTARIO:
Sting regresaba al Festival Viñal del Mar, 29 años después de que lo hiciera con The Police, con un gran espectáculo que cumplió sobradamente con las expectativas. En la rueda de prensa previa al concierto ya anunció que tocaría el tema que le hermana con Chile, “They dance alone”, y que precisamente tocó también allí por última vez en enero de 2001 durante la larga gira de conciertos de “Brand new day”. Como en aquella vez Sting fue galardonado con hasta 4 premios que no había podido ir a recoger con anterioridad. El único inconveniente fue la corta duración del concierto, 80 minutos (se tocaron 11 canciones menos de lo acostumbrado) que al parecer supieron a poco en vista de que el público estuvo más de una hora pidiendo la vuelta del músico británico al escenario y pitando a los artistas que trataban de continuar con el orden del Festival. A Sting ahora le esperaban tres meses de descanso hasta la segunda vuelta europea de la exitosa “Symphonicity”.
MÚSICOS:
Sting (Voz, guitarra y armónica), Dominic Miller (Guitarra), Ira Coleman (Bajo), David Cossin y Rhani Krija (Percusión), Jo Lawry (Coros), Steven Mercurio (Conductor) y Chile’s National Symphony Orchestra.
AUDIENCIA:
15.000 espectadores.

jueves, 24 de febrero de 2011

CONCIERTO EN EXPLANADA MONUMENTAL, LIMA (PERÚ). (23/2/2011).


SETLIST 1:
- If I ever lose my faith in you
- Every little thing she does is magic
- Englishman in New York
- Roxanne
- Straight to my heart
- When we dance
- Russians
- I hung my head
- Shape of my heart
- Why should I cry for you?
- Whenever I say your name (con Jo Lawry)
- Fields of gold
- Next to you
SETLIST 2:
- A thousand years
- This cowboy song
- Moon over Bourbon Street
- End of the game
- All would envy
- Mad about you
- King of pain
- Every breath you take
ENCORE 1:
- Desert rose
ENCORE 2:
- She’s too good for me
- Fragile
- Message in a bottle (Acústica)
COMENTARIO:
La gira “Symphonicity” llega a Sudamérica para hacer dos paradas, la primera de ellas en Perú, un país que no suele recibir a artistas de tanto renombre internacional como Sting, de hecho esta era su primera comparecencia en vivo en el país. Como hiciera el año pasado con Colombia, Sting saldó su deuda, ampliando así el número de países en los que ha actuado, más de 80. El repertorio fue el mismo que en la gira europea, japonesa y australiana, salvo por la supresión de dos temas: “Tomorrow we’ll see” y “You will be my ain true love”.
MÚSICOS:
Sting (Voz, guitarra y armónica), Dominic Miller (Guitarra), Ira Coleman (Bajo), David Cossin y Rhani Krija (Percusión), Jo Lawry (Coros), Steven Mercurio (Conductor) y Peru’s National Symphony Orchestra.
AUDIENCIA:
20.000 espectadores.

domingo, 20 de febrero de 2011

CONCIERTO EN PRUDENTIAL CENTER, NEWARK, NUEVA JERSEY (USA). (19/2/2011).


SETLIST:
- If I ever lose my faith in you
- Message in a bottle
- Englishman in New York
- Synchronicity II
- Every little thing she does is magic
- When we dance
- I’m so happy I can’t stop crying
- I hung my head
- Fields of gold
- If you love somebody set them free
- The hounds of winter
- Driven to tears
- Shape of my heart
- Seven days
- Heavy cloud no rain
- Wrapped around your finger
- Bring on the night/When the world is running down
ENCORE 1:
- Roxanne
- King of pain
- Every breath you take
ENCORE 2:
- Next to you
COMENTARIO:
Segundo de los conciertos privados que Sting ofreció para los clientes de American Express, sí el de Cleveland fue el exclusivo, el de Newark fue el multitudinario. El repertorio fue casi exacto, salvo que “If I ever lose my faith in you” se encargó de abrir la actuación y que “Desert rose” esta noche se cayó del set. Tres días después Sting llevaba brevemente (dos únicos conciertos en Perú y Chile) su gira “Symphonicity” por tierras sudamericanas.
MÚSICOS:
Sting (Voz y bajo), Dominic Miller (Guitarra), David Sancious (Teclados), Vinnie Colaiuta (Batería) y Jo Lawry (Coros).
AUDIENCIA:
20.000 espectadores.

CONCIERTO EN STATE THEATRE, CLEVELAND, OHIO (USA). (17/2/2011).


SETLIST:
- Message in a bottle
- Englishman in New York
- Synchronicity II
- Every little thing she does is magic
- When we dance
- I’m so happy I can’t stop crying
- I hung my head
- Fields of gold
- If you love somebody set them free
- The hounds of winter
- Driven to tears
- Shape of my heart
- Seven days
- Heavy cloud no rain
- Wrapped around your finger
- Bring on the night/When the world is running down
ENCORE 1:
- Roxanne
- Desert rose
- King of pain
- Every breath you take
ENCORE 2:
- Next to you
COMENTARIO:
Primero de los dos conciertos privados que Sting ofreció para clientes invitados por American Express, uno de los patrocinadores de su gira sinfónica, para la que recuperó su vertiente más rockera, su vieja banda de la época del “Soul cages” con la aportación de la maravillosa voz de la australiana Jo Lawry, presencia imprescindible durante la “Symphonicity”, que aún le queda hasta el verano (como poco) de vida.
MÚSICOS:
Sting (Voz y bajo), Dominic Miller (Guitarra), David Sancious (Teclados), Vinnie Colaiuta (Batería) y Jo Lawry (Coros).
AUDIENCIA:
1.000 espectadores.

miércoles, 16 de febrero de 2011

REPRESENTACIÓN TWIN SPIRITS, MARK TAPER FORUM AT THE MUSIC CENTER OF LOS ANGELES COUNTY, LOS ANGELES (USA). (15/2/2011).

COMENTARIO:
Nueva representación de la obra teatral en la que Sting y Trudie interpretan al matrimonio de compositors alemanes Robert Schumann y Clara Weick y que ya se ha representado en Nueva York, Londres y Arezzo (Italia), desde que se presentara por primera vez hace casi 5 años en Nueva York. Joshua Bell volvió a sumarse al evento (de las siete representaciones solo ha faltado a la cita en dos ocasiones) y en esta ocasión el papel del narrador se le asigno al veterano actor americano John Lithgow.
MÚSICOS:
Sting (Voz), Trudie Styler (Voz), Joshua Bell (Violín), Jonathan Kelly y Natasha Paremski (Piano), Sara Sant’Ambrogio (Cello), Camille Zamora (Soprano), Scott Hendricks (Barítono) y John Lithgow (Narrador).
AUDIENCIA:
3.200 espectadores.

lunes, 14 de febrero de 2011

CONCIERTO EN MISSION WINERY, NAPIER (NUEVA ZELANDA). (12/2/2011).


SETLIST 1:
- If I ever lose my faith in you
- Every little thing she does is magic
- Englishman in New York
- Roxanne
- Straight to my heart
- When we dance
- Russians
- I hung my head
- Shape of my heart
- Why should I cry for you?
- Whenever I say your name (con Jo Lawry)
- Fields of gold
- Next to you
SETLIST 2:
- A thousand years
- This cowboy song
- Tomorrow we’ll see
- Moon over Bourbon Street
- End of the game
- You will be my ain true love
- All would envy
- Mad about you
- King of pain
- Every breath you take
ENCORE 1:
- Desert rose
ENCORE 2:
- She’s too good for me
- Fragile
- Message in a bottle (Acústica)
COMENTARIO:
Con un multitudinario concierto al aíre libre concluía la breve visita (dos fechas) de Sting a Nueva Zelanda. “We work the black sean” no se tocó como sí se hiciera en Christchruch. Se suponía que la gira finalizaría tras sus dos conciertos en Sudamérica, pero felizmente se anunció una segunda gira europea para el verano que incluía, de momento, fechas en Alemania, Polonia, Francia y Eslovenia. Tres días después de esta actuación Sting y Trudie volvían a ponerse en la piel de Robert Schumann y Clara Weick, en la función “Twin Spirits” que desde hace 6 años ofrece ocasionales representaciones.
AUDIENCIA:
25.000 espectadores.

CONCIERTO EN CBS CANTERBURY ARENA, CHRISTCHURCH (NUEVA ZELANDA). (10/2/2011).


SETLIST 1:
- If I ever lose my faith in you
- Every little thing she does is magic
- Englishman in New York
- Roxanne
- Straight to my heart
- When we dance
- Russians
- I hung my head
- Shape of my heart
- Why should I cry for you?
- We work the black seam
- Whenever I say your name (con Jo Lawry)
- Fields of gold
- Next to you
SETLIST 2:
- A thousand years
- This cowboy song
- Tomorrow we’ll see
- Moon over Bourbon Street
- End of the game
- You will be my ain true love
- All would envy
- Mad about you
- King of pain
- Every breath you take
ENCORE 1:
- Desert rose
ENCORE 2:
- She’s too good for me
- Fragile
- Message in a bottle (Acústica)
COMENTARIO:
Sting estuvo acompañado esta noche y la siguiente por la que es la Orquesta Real de Nueva Zelanda desde 1947, en un concierto en el que tuvo como agradable sorpresa la inclusión del tema sobre la minería “We work the black sean” que únicamente se ha tocado en toda la gira en 4 ocasiones, en Reino Unido e Irlanda. Hubo una polémica sobre el robo de una enorme lona que anunciaba este concierto en la que públicamente se ofreció a los ladrones que la devolvieran a cambio de un par de entradas para el concierto y con la condición de quedarse con la lona una vez finalizada la actuación.
MÚSICOS:
Sting (Voz, guitarra y armónica), Dominic Miller (Guitarra), Ira Coleman (Bajo), David Cossin y Rhani Krija (Percusión), Jo Lawry (Coros), Steven Mercurio (Conductor) y The New Zealand Symphony Orchestra.
AUDIENCIA:
9.000 espectadores.

jueves, 10 de febrero de 2011

ENTREVISTA A CRISTINA GESTIDO

Para los que hemos estado un poco pendientes de la última gira de Sting, “Symphonicity”, el nombre de Cristina Gestido nos resulta muy familiar. Dentro de los 45 miembros que componen la Royal Philharmonic Concert Orchestra ella es una de las cinco violas y la única española entre toda una multitud de británicos que integran la Orquesta.

Cristina nació en Oviedo y comenzó sus estudios en el Conservatorio Superior con Luis Castro. En 2003 se traslada a Londres donde, becada por la Fundación Pedro Barrié de la Maza, la AIE, la EMI y Cajastur, amplia sus estudios en el Royal College of Music bajo la tutela de Andriy Viytovych y Lawrence Power. También ha recibido formación en clases magistrales impartidas por Oleg Lev, Hector y Joey Corpus, Brunno Giuranna, Gordan Nicolitch, Wildred Strehle, entre otros.

Cristina tiene un curriculum abrumador para su edad: ha tocado en la Orquesta de la Ópera del Royal Opera House Covent Garden de Londres, la Orquesta de Cadaqués, la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias, la Camerata Clásica de Canarias y en la actualidad forma parte de la Royal Philharmonic Concert Orchestra de Londres, con la cual ha acompañado durante los últimos siete meses a Sting por Estados Unidos y por Europa.

Antes de este enorme espaldarazo para su carrera, Cristina ya había aparecido en numerosos Festivales por todo el territorio nacional y alguno en Reino Unido ofreciendo recitales y en agrupaciones de música de cámara: Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo, Ciclo Músicas del Río de Oro (León), Ciclo de Conciertos de la Fundación Barrié de la Maza (Galicia), Premios Príncipe de Asturias, Festival AMIS (Cataluña), St. Martin-in-the-Fields, St. James' Picadilly, Conway Hall (Londres) entre otros.

A finales de octubre Cristina pasó con la Symphonicity de Sting por Baracaldo, Barcelona y Madrid, y además fue invitada especial en los conciertos que Dominic Miller ofreció en las salas Luz de Gas y Clamores. A mediados de enero volvió a Madrid acompañada por el pianista Luis Parés para ofrecer un par de recitales matutinos en la Fundación Juan March en la que no faltaron las composiciones de Piazzolla, Granados, Schumann o Hindemith.

“Todo sobre Sting” aprovechó la ocasión para entrevistarla.

Kasker: Tu afición musical se reveló a edad temprana (a los 9 años). ¿Quién alentó más esta pasión y te animó para que la desarrollaras?. ¿Hay antecedentes musicales en tu familia que pudieran influir en el camino que decidiste emprender?.
Cristina Gestido: Realmente no vengo de una familia de músicos. Mi madre era bailarina por lo que siempre había música en casa y mi hermanos empezaron a estudiar en el conservatorio para aprender guitarra y piano. Así que yo comencé a ir a clases de música años más tarde, pero nunca imaginé que iba a dedicarme a ello profesionalmente.
K: ¿Por qué te decantaste por la viola, ese instrumento al que el violín y el cello siempre le roban tanto protagonismo y al que nunca se le da la importancia que merece?. ¿Qué significado tiene para tí y que posibilidades te ofrece para expresarte musicalmente?.
C.G: Elegí la viola por pura casualidad. Yo quería tocar el violín pero no había plazas. Así que como la viola era un instrumento muy grande tuve que iniciarme con el violín igualmente. A los 15 cogí una viola por primera vez y realmente me encantó su sonido. Así que ya no me moví de ahí.

K: En 2003 obtuviste una beca de estudios y te fuiste a Londres. ¿Qué temores y dudas te asaltaron entonces y en qué sentido cambió tu vida el hecho de irte a vivir allí?. ¿Cuándo te diste cuenta de que podrías vivir de la música?.
C.G: No tuve ninguna duda. Era lo que quería hacer y todo se encauzó para que pudiera irme a estudiar allí. El irme a Londres me enseñó a sobrevivir y a madurar muy rápido.
K: ¿Cuánto tiempo pasó hasta que ingresaste en la prestigiosa Royal Philharmonic Concert Orchestra y cuál fue tú primer proyecto como parte de ella?.
C.G: Comencé con la orquesta a los tres meses de graduarme del postgrado. Fue una gira a los Estados Unidos con la música de Star Wars de John Williams.
K: ¿Antes de formarte en música clásica quienes eran tus ídolos de juventud?. ¿Ahora qué tienes un conocimiento musical más amplio quienes lo son?.
C.G: Adoraba a Kurt Cobain, Courtney Love, Smashing Pumpkings, Jane's Addiction, The Smiths, U2, The Police.... Luego me centré únicamente en Mozart, Beethoven, Shostakovich, Hindemith, Ravel.... Y ahora ya no tengo ídolos. Aprecio la música en general.

K: ¿Seguías la trayectoria de Sting antes de que se te presentara la oportunidad de trabajar con él?. ¿Qué pensaste cuando te enteraste de sus coqueteos con la música clásica con aquel álbum de versiones del compositor del siglo XVI John Dowland?.
C.G: No puedo negar que me pareció un poco raro lo del álbum de Dowland. Pero una vez que lo escuché detenidamente me pareció muy interesante, sobre todo porque lo canta tal y como es él, tal y como él lo siente.
K: A mucha gente le sorprende y le preocupa que Sting lleve 7 años sin grabar material propio y prefiera hacer revisiones de clásicos de Bach, Schubert, Purcell, Vaughan Williams o Schumann. ¿Qué te parece el giro tan radical que ha dado a su carrera?. ¿Conocías algo de su obra con Police y en solitario?.
C:G: A mí me parece genial que aprecie y le guste interesarse por otros estilos de música. Es una persona muy culta y sabe lo que hace. No creo que lo haga por llamar la atención sino porque lo lleva dentro. Sí, conocía la obra de Police y en solitario sólo conocía los éxitos
K: Y hablando del compositor alemán Robert Schumann. ¿Has visto el montaje musical “Twin Spirits” en el que Sting y Trudie leen cartas del matrimonio Schumann-Weick?.
C.G: He visto las críticas sobre ello y conozco a los músicos que participaron, pero no he visto el montaje.

K: En los míticos estudios Abbey Road grabaste al menos 4 canciones (“I hung my head”, “You will be my ain true love”, “When we dance” y “The end of the game”) para su último álbum “Symphonicities”. ¿Cuánto duraron estas sesiones de grabación y por qué motivo Sting necesitó la labor de otras dos Orquestas (New York Chambert Consort y London Players) para completar su nuevo trabajo?. ¿Se debió todo a una cuestión de escasez de tiempo?.
C.G: Tuvimos 4 ensayos y dos días de grabación. Nosotros fuimos los últimos en grabar. Las otras orquestas ya habían hecho su contribución al disco. No sé a qué se debió tal decisión.
K: Tengo entendido que fue grabando el disco cuando se os propone la posibilidad de acompañar a Sting en su gira. ¿No te dio un poco de vértigo la envergadura del proyecto y el pensar que en los siguientes 6 meses visitarías casi 30 países diferentes?.
C.G: Yo, cuando me ofrecieron el proyecto, sólo dije que haría América. Fue en el primer ensayo cuando acepté la gira europea también. El ambiente fue genial desde el primer día y no podía negarme a tal oportunidad.
K: ¿Cómo es el montaje y la logística de un espectáculo de estas características en las que hay que movilizar y coordinar cientos de personas y cambiar de ciudad unas 21 veces al mes?. ¿Cómo solíais viajar los miembros de la Orquesta?.
C.G: Está todo súper calculado y nos trataron genial. Muy pocas veces hubo algún despiste por parte de la organización. Todos viajábamos por separado: la orquesta por una parte, por otra el equipo técnico, el catering y los modistas y por otra y Sting y la banda. Luego a las 4 de la tarde nos juntábamos para trabajar. Sólo el día de la final del mundial de fútbol yo viajé con Sting y la banda para llegar a tiempo poder ver el partido...si no me lo iba a perder en 11 horas de autobús, je,je.

K: En muchas encuestas de fans suele salir como tema favorito “I burn for you”, que Sting únicamente tocó en su primera gira como solista hace 25 años. Me consta que la habéis ensayado al igual que otros muchos temas. ¿Sabes por qué motivo Sting aún no se ha decidido a estrenarla en la gira?. ¿Qué otros temas te habría gustado que el público escuchara?.
C.G: Habían un montón de temas y no se podían incluir todos en el concierto. Se eligió un repertorio y nos ajustamos a él. A veces cambiábamos algún tema como “Message in a bottle”, “We work the black sean” o “Two sisters” (cuando vino su hijo en Arnhem). Todos los demás temas como “I burn for you”, “Wrapped around your finger”, “Sister moon”, “Walking on the moon”... servían para probar sonido.
K: Otro de mis temas preferidos “Ghost story” únicamente se tocó en el concierto de presentación en Vancouver. De las casi tres horas de música que ofrece el nuevo espectáculo de Sting me quedo con “The end of the game”, un tema apasionante y muy emotivo que sin embargo había terminado siendo la cara B de un single después de ser injustamente descartado para formar parte del álbum “Brand new day” (1999). ¿Cuál es tu momento favorito del show?.
C.G: “King of pain” y “Desert rose”, sin lugar a duda.
K: ¿Qué impresiones te llevas de tocar con una estrella tan popular a nivel mundial como es Sting?. No son muchos los españoles que han tocado con él. El guitarrista cordobés Vicente Amigo calificó la experiencia de tan efímera que apenas podía recordarla. También ha colaborado con Julio Iglesias, Plácido Domingo o la madrileña Sylvia Schwartz, pero de gira únicamente has ido tú. ¿Qué sientes ante tal honor?.
C.G: Pues sí, es un gran honor. Y además no fue sólo un concierto sino medio año viéndonos todos los días, cenando, conversando. Es una persona de la que he aprendido mucho tanto a nivel profesional como personal. Al convivir todos los días se acaba el ídolo y comienza la persona que es mucho más interesante.

K: Pasar en 4 años de tocar en Veguellina de Órbigo (un pequeño pueblo leonés de apenas 2.000 habitantes) a hacerlo en el Hollywood Bowl de Los Ángeles, en el Red Rocks Amphitheater de Denver, en el Metropolitan Opera de Nueva York, en el Royal Albert Hall de Londres o en el Teatro Verdi de Florencia, debe estar, supongo, muy por encima de cualquier sueño. ¿Te ha dado tiempo a asimilar tantas experiencias en tan poco tiempo?.
C.G: Cada concierto tiene su momento y ese aquello especial. Tanto la experiencia de Veguellina como la del Met de Nueva York fueron apasionantes por diferentes motivos.
K: ¿Sabes que en internet se te conoce como “la asturiana que hace yoga con Sting”?. ¿Es cierto que se acercó él a hablar contigo?. ¿Es Sting más accesible y cercano de lo que muchos creemos?.
C.G: Sí, sé que salió eso en un periódico. Es cierto que hacíamos yoga con él y debo decir que es el mejor profesor que yo jamás he tenido. Comenzamos a hablar saliendo del estudio de grabación de camino al catering y claro, con mi acentazo español hablando inglés, él me preguntó de dónde era. Sting es una persona muy humana y siempre tiene un rato para tí. Nunca actúa como un divo, tiene los pies sobre la tierra y puedes hablar con él de todo.
K: Te vi el pasado septiembre acompañar en un par de temas a Dominic Miller y su banda en su concierto en la madrileña Sala Clamores. El resultado fue muy satisfactorio teniendo en cuenta que habíais ensayado únicamente esa misma tarde. He tenido la oportunidad de conocer a Dominic en dos ocasiones y es una persona muy educada y atenta. Tengo mis sospechas de que tú Cristina tuviste bastante que ver en esos conciertos que Dominic ofreció en España. ¿Qué tal ha sido tú relación con él durante la gira?.
C.G: Los conciertos de Dominic en España ya estaban planeados antes de que yo me uniera al barco. Como a mí me interesa mucho la guitarra y la música rock y pop siempre hablaba mucho con él desde el principio. Me dijo que tocaba en España y me preguntó si quería tocar con él. Me dio su CD, elegí un par de canciones, las escuché mucho durante un mes y, realmente no hacía falta ensayar, sólo saber las armonías y dejarte llevar. Él y su banda son tan buenos músicos que era imposible que se hundiera el barco.

K: Nosotros conocemos un poco más al marroquí Rhani Krija por haber estado inmerso en otras giras de Sting, pero apenas sabemos nada de la australiana Jo Lawry, del percusionista David Cossin o del bajista Ira Coleman. Ni siquiera del Maestro Steven Mercurio. ¿Qué tal son todos ellos y con cuál tuviste una mejor relación?.
C.G: Rhani fue como mi hermano mayor y a Ira le adopté como a un padre, ayuda mucho poder confiar en alguien cuando vives en la carretera. Con los demás había también una buena relación pues todos son muy majos y les gusta integrarse con la gente.
K: ¿Qué música has llevado estos meses en tú Ipod para amenizar los continuos vuelos, los tiempos muertos y los días libres?. Por cierto, ¿Por qué motivo no has continuado en la gira por Japón, Australia y Sudamérica?. Supongo que el no poder tocar en el Opera House de Sidney habrá pesado mucho.
C.G: ¿Mi Ipod? Desde Bach a Marilyn Manson. Escucho de todo: clásica, jazz, flamenco, pop, rock..... No continuamos con la gira porque era muy caro llevar a una orquesta inglesa. Claro que es una pena no ir al Opera House de Sidney, pero me guardo todo que he vivido y ahora estoy contenta de empezar a vivir en Madrid.
K: He visto recientemente unos videos en internet en los que acompañada de Rhani Krija y de una bajista rubia demuestras buenas dotes para cantar y tocar la guitarra eléctrica. Háblame de esas canciones grabadas durante los ensayos de Budapest. ¿Está entre tus planes el formar una banda de rock?.
C.G: Yo solía cantar y tocar la guitarra y la viola haciendo música pop/rock cuando era adolescente. Cuando me fui a Londres lo dejé por completo y desde que empecé con Sting me volvió el gusanillo de cantar y hacer otro tipo de música de nuevo. En las grabaciones de Budapest me ayudó todo el equipo técnico de la gira y hasta el propio Sting (él tenía que dar permiso para que se pudiera llevar a cabo). No pretendo dejar la clásica, sólo buscar un balance. Y sí, tengo en mente formar una banda y sacar adelante los temas que por ahora sólo tengo en mi grabadora.

K: Ahora después de este movido 2010 hemos vuelto a verte en Madrid acompañada de un amigo y ex-compañero de estudios, Luis Parés, para hacer un sencillo recital de viola y piano. ¿Hacía donde se encaminarán ahora tus pasos?. ¿Cuáles son tus deseos profesionales de cara al futuro?.
C.G: Me encantaría seguir tocando en orquestas o ensembles de cámara y a la vez trabajar en mi propio proyecto. En resumen, vivir la música en su totalidad.
K: Y para terminar Cristina, ¿con qué consejo, enseñanza o detalle de Sting te quedas después de haber trabajado durante varios meses codo con codo con él?. Muchas gracias por tú amabilidad al prestarte a este extenso cuestionario que nos ha dado una visión más completa y certera de lo que ha sido la gira “Symphonicity” y de lo que es formar parte de la troupé de músicos que acompaña a Sting por el mundo.
C.G: El haberle conocido me ha enseñado que no hay nada imposible en esta vida si se trabaja y uno cree en sí mismo. Él es un ejemplo a seguir.

FOTOS:
- 1: Retrato de Cristina Gestido.
- 2: Primer día de ensayo en Vancouver (2/6/2010).
- 3: Montaje del escenario en el Anfiteatro Red Rocks, Denver (9/6/2010).
- 4: Público asistente al concierto del Red Rocks de Denver (9/6/2010).
- 5: Cristina en el Hollywood Bowl de Los Ángeles (15 /6/2010).
- 6: Montaje del escenario del Ravinia Festival en Chicago (17/7/2010).
-7: Montaje en el Teatro Real de Copenhague (5/9/2010).
- 8: Público asistente al concierto de Poznan (20/9/2010).
- 9: Concierto en Arnhem (15/10/2010).
- 10: Retrato de la Royal Philharmonic Concert Orchestra.

Fotos cedidas por Cristina Gestido.
Todas las fotos registradas y usadas con permiso de su propietario.

Datos biográficos recopilados por Kasker con ayuda de Cristina Gestido.

miércoles, 9 de febrero de 2011

TONI CARBÓ NOS HABLA SOBRE STING

Kasker: Numerosas biografías de Sting fechan sus primeras visitas a España como parte de la Newcastle Big Band (en el marco del Festival de Jazz de San Sebastián en las ediciones de 1970 y 1972), sin embargo en su biografía “Broken music”, Sting habla extensamente de su primer viaje al País Vasco junto a “Last Exit”, y eso sucedió en el verano de 1975. Me consta que tú, Toni has buscado numerosa documentación sobre las primeras actuaciones de Sting en España, ¿puedes esclarecer un poco esta duda?, ¿las crónicas presentan incongruencias o es la memoria de Sting la que falla?.
Toni Carbó: Un día, cuando estudiaba Ciencias de la Información en Bellaterra, me fui a la hemeroteca de la Facultad y me puse a buscar en todos los periódicos que encontré, tanto del País Vasco como de Barcelona. Con mucha paciencia y la ayuda de mi amigo Xavi fuimos encontrando artículos de los conciertos del Festival de Jazz de San Sebastián. No encontré muchas cosas, pero conseguimos algunas fechas y las parrillas de emisión de TVE de aquellos años donde figura una emisión del concierto de “Last Exit” en la Plaza de La Trinidad de San Sebastián del año 1975.
Me puse en contacto con el ayuntamiento de San Sebastián y les comenté que buscaba información sobre su Festival de jazz entre los años 70 y 75 por si me podían localizar recortes de la “Newcastle Big Band” y de “Last Exit”. Creía que no me contestarían, pero al poco tiempo recibí un paquete certificado con un montón de fotocopias de los artículos de los diferentes periódicos de la zona sobre todos los conciertos, crónicas, etc, de aquellos años.
Evidentemente, “NBB” y “Last Exit” salen por todas partes, incluso unas entrevistas, cortas pero interesantes con fotos de ambas bandas. La “NBB” actúo dos veces en el Festival, la primera el 24 de julio de 1970 (aparentemente sin Sting) con un día de retraso porque llegaron en un autocar junto un grupo de seguidores. La segunda fue el 23 de julio del 1972, esta vez con Sting en la banda. En el 75 volvió a San Sebastián con “Last Exit”, el 23 de Julio del 75, en la plaza de la Trinidad junto a “Scaniazz” de Suecia, “Fokamacase” de Francia y “Szabados Quartet” de Hungría. La entrada al recinto costó 100 pesetas y se grabó y emitió en diferido por TVE. El día 1 de agosto del 1975 “Last Exit” actúo en el primer Festival de Algorta de Bilbao y suspendió su actuación por la tormenta de aquel día, pero sí lo hicieron al día siguiente. Hay algunas fotos de la actuación, en blanco y negro, muy buenas, que circulan por internet.
No contento con lo que encontré me puse en contacto con Albert Mallofre, uno de los críticos musicales más importantes de este país y al que conocía un poco al coincidir en los conciertos que veía en Barcelona. Lo llame por teléfono porque vi que las crónicas del Festival de Jazz de San Sebastián que normalmente publicaba en La Vanguardia las firmaba él, y como crítico experto de Jazz, vi la posibilidad de que tuviera información al respecto. No recordaba casi nada, pero sí me comentó que el día que “Last Exit” tocó en la Plaza de La Trinidad, el formó parte del jurado del Festival y que, unos años más tarde, se enteró que el bajista y voz de aquella banda que él vio y valoró en su momento era Mr. Sting.
En 1996 tuve la oportunidad de entregarle a Sting personalmente toda esta documentación, que examinó y guardó con mucho interés. Hay algunas fotos en las que aparece él, por lo que me comentó, muy animado, quien era él en una de las fotos que se tomaron de la “NBB” en la Concha de San Sebastián.
En el libro de “Broken Music” hay algunos fallos, espero que con esta información ya quede algo más claro todo el tema de los conciertos de “NBB” y “Last Exit” en nuestro país.
K: Desde que Sting apareció en septiembre de 1981 en los conciertos a beneficio de Amnistía Internacional (interpretando unas desgarradoras versiones de “Roxanne” y “Message in a bottle” con el único acompañamiento de su guitarra), y un año más tarde firmara la Banda Sonora de uno de sus films, “Brimstone & Treacle”, pienso que a nadie le pilló por sorpresa que Sting decidiera probar suerte en solitario, aunque muchos habrían deseado que lo hubiese compatibilizado con sus trabajos con Police. No fue así, “The dream of the blue turtles” certificaba el final de la banda, presentando además a un Sting que lejos de querer repetirse se alejaba diametralmente del sónido de la banda que le dio fama y fortuna. ¿Como recibiste tú ese trabajo?, ¿cual fue tú primera reacción?.
T.C: Recuerdo que el adiós de Police dolía, pero tampoco estaba muy claro. De hecho, nunca se comunicó oficialmente, por lo que yo siempre dije que oficialmente la banda no estaba rota. Todo lo que pudiera venir de nuevo, para mí era mágico. Recuerdo también el día que mi amigo Erwin me mandó el primer concierto de Sting en el Ritz de Nueva York (25/2/1985), ¡quedé alucinado!, aquel sonido, aquellas canciones… Me entusiasmó, quería más y más, me pareció excelente. Tuve en las manos antes este directo que el disco y era toda una novedad.
“The dream of the blue turtles” es un álbum excelente, con una banda magnífica y que seguramente es lo mejor que ha hecho Sting en solitario, aunque se puede discutir el tomar partido por otros discos o giras - sin ir más lejos, yo soy un fan de “Nothing like the sun” - pero quizá por otros motivos.
“The dream of the blue turtles” es un disco que marca una clara diferencia de lo que hacia Sting con Police, donde se presenta con un nuevo estilo, nueva imagen y un sonido muy distinto. La gira es magnífica, con una puesta en escena genial, con un set list muy interesante donde se mezclan muchos estilos y quizá sea la gira donde los músicos improvisaron mucho más de lo que pudieron hacer en futuras giras. Fue en ésta donde me encontré con los dos primeros fiascos. El primero el de San Sebastian, ya que Sting tuvo que suspender el concierto por una afonía aguda. Yo venía de Madrid y, a medio camino, dejé el autocar de Madrid a Barcelona y me recogieron los del autocar de Barcelona a San Sebastián de los viajes que organizaba Gay & Co., promotor de la gira en nuestro país, junto a Catalunya Ràdio. Tuve que encontrar a alguien en Pina de Ebro que viajara a Barcelona para darle la grabación del concierto de la noche anterior en Madrid, ya que Jordi Tardà, del programa “Tarda Tardà” de Catalunya Ràdio, tenía previsto emitirlo en exclusiva. Yo, por aquel entonces, sólo lo conocía un poco y me lo pidió como un favor. De aquel día me acordaré toda la vida. Pasé un montón de horas solo en aquella área de servicio de Pina de Ebro cerca de Zaragoza pensando si conseguiría que llegaran las cintas a su destino. Encontré un matrimonio que venían de Zaragoza y se dirigían a Barcelona, les comenté el problema que tenía y me aseguraron que las cintas llegarían a su destino sin ningún problema. Así sucedió. Mientras, yo me dirigía a San Sebastián sin saber lo que me esperaba a la llegada, Bill Francis y Kim Turner dieron una rueda de prensa en la que lamentaron la cancelación del concierto de San Sebastián y que volverían más adelante. De hecho, así lo hicieron en la segunda gira Europea, el 9 de febrero de 1986, donde también incluyó Barcelona (10/2/1985). Además pude conseguir el certificado médico en el que se comunicaba que el señor Gordon Matthew Sumner no podía hacer su trabajo por tener una afonía aguda que le impedía cantar. Unos meses más tarde me pasó lo mismo en el concierto que tenía que celebrar Sting en Zurich y la mala racha continuaría más adelante.

K: “...Nothing like the sun” es probablemente su disco más popular, incluye clásicos como “Englishman in New York” o “Fragile”, y cuenta con una nómina de invitados apabullante (Andy Summers, Mark Knopfler, Eric Clapton, Gil Evans, Rubén Blades,...). Los conciertos estabán repletos de espectáculo y de músicos. Me confesaste que era “tu disco”, ¿supuso para tí una especie de reconciliación con Sting?.
T.C: ¿Reconciliación?,¡ no, no!, es un gran disco y una excelente gira, nada más, pero le tengo un cariño especial porque en esta gira conocí a muchos de los músicos de la banda, me moví por muchas ciudades, conocí mucha gente, me metí de lleno en lo que es una gira, conciertos, soundcheks… Tal como ya expliqué, conocí personalmente a Bruce Springsteen, Peter Gabriel, Tracy Chapman y Youssou N`Dour (al que entrevisté unos años después para el “Tarda Tardà”). No sé… fue una gira con muchas vivencias. El disco para mí es excelente, un disco muy distinto al anterior, con más mensaje que otra cosa, pero con una gran musicalidad.
K: En su tercer trabajo “The soul cages” aparece un Sting más intimista, desencantado y confesional. Sus ventas y su poder de convocatoria decrecen pero como compositor da un paso de gigante (no obstante ahora prepara un músical que tiene este trabajo como objeto). La gira minimalista con un Sting vestido completamente de negro está entre mis favoritas y ahora 20 años más tarde el álbum sigue encabezando las encuestas como su trabajo más valorado. ¿Qué opinas de este disco y de su correspondiente gira?.
T.C: “The soul cages” costó que entrara en un principio, pero hay que reconocer que el disco es un gran trabajo. Hay un cierto parecido con Paul Simon en algún tema como “All this time”. No lo recuerdo muy bien, pero si no estoy equivocado es la gira de la que he visto más conciertos de una sola tirada. Cinco conciertos seguidos en Hammersmith Odeon de Londres (24-28/4/1991) que, sin lugar a dudas, es uno de los mejores escenarios para seguir aquellos conciertos, íntimo, cerrado… No como sucedió más tarde en Barcelona, que aunque llenó Sarrià (12/6/1991), quedó muy frío. De todas maneras, creo recordar que el set list cambió algo en aquellos momentos y dio un poco más de caña.
Aquella vez Sting llegó a Barcelona con un día libre para grabar las voces en español de la canción "Vengo del sur" (“Why should I cry for you?”). Fue Manolo García quien le ayudó, en los estudios GEMA de Barcelona, a pronunciar y darle algunos consejos de interpretación. Manolo me comentó unos años más tarde lo que pasó aquella noche al salir de los estudios. Él quería hacer algo distinto y sorprender un poco a Sting y después de cenar se dijo..."¿Y dónde coño llevo yo a este tío ahora?”, pues… “ding dong”… a la Sala Bagdad (una sala de porno duro) en el Paralelo de Barcelona. ¡¡Joder, con lo que le va al tío lo del sexo, pues, al Bagdad!!! Según Manolo, Sting flipó con el show y recuerda que tuvieron que salir por una puerta trasera del local porque alguien llamó a la prensa y eso a Sting no le gustó nada.

K: En el verano de 1993 Sting competía con los músicos locales con una gira por nuestro país de 11 fechas (que incluso incluía poblaciones como San Fernando o Daimiel poco acostumbradas a recibir a artistas internacionales). ¿Cuantas fechas de ese tour viste y que te pareció su regreso a las listas de éxitos con “Ten summoner’s tales”?.
T.C: Me gusta “Ten summoner's tales”. Es del año en que nació mi primer hijo, Ian, y sus primeras audiciones musicales fueron con este disco. Recuerdo que ponía unos auriculares en la barriga de mi mujer para que escuchara las canciones. En esta gira volví a verlo en Londres, en el Royal Albert Hall (12 y 13/3/1993). Fue la primera vez que vi a Joe Summer en el backstage. Íbamos a verlo cuatro o cinco noches y sólo lo vimos dos porque suspendió otra vez algunos de los shows por su afonía. En su lugar pude ver a Eric Clapton que no está nada mal.
No vi todos los conciertos de España. No podía en aquel tiempo hacer tantos desplazamientos, pero si lo vi en Wembley. Si no estoy equivocado, el show, o uno de los shows lo retransmitió la BBC Radio 1.
“Ten summoner's tales” es un gran álbum. A mí me gusta mucho y hay temas como “Fields of gold”, “Seven days” o “If I ever lose my faith in you” que siempre me han entusiasmado. Me encantó la versión que hizo de “Fields of gold” con el grupo corso "I Muvrini". Siempre me ha gustado esta canción, es como el “Bring on the night” particular de Sting. Las versiones que ha hecho junto a Noa en directo y alguna con Dominic tocando los dos solos… llegué a pensar en más de una ocasión lo bonita que sería una versión de esta canción en catalán con Maria del Mar Bonet junto a Sting. La he llegado a soñar.
También recuerdo muy bien el día de Mallorca (9/8/1993). Durante el “soundcheck” el mismo Sting preguntó por el micro: "¿Quienes son aquellos dos que están sentados allí al fondo?" refiriéndose a mi amigo Xavi y a mí. Era un lugar muy desierto y muy incómodo. A aquel concierto asistieron el Príncipe y las Infantas y, entre los invitados al “backstage”, estaba la modelo alemana Claudia Schiffer que tiene residencia en Palma. El Hipódromo de Son Pardo es horrible, un lugar muy malo para hacer un concierto, con mucho viento y muy alejado de la ciudad.
En mi opinión, esta gira también era bastante íntima, no tanto como la de “The soul cages”, pero los sitios grandes tampoco eran lo más adecuado para escuchar algunos temas. Durante el ensayo en Barcelona Sting interpretó una "ranchera". Pude asistir al ensayo, pero no estar con él ya que tenía una pequeña entrevista con TV3.
K: Su cuarto disco de estudio, “Mercury falling”, es uno de los más infravalorados de su carrera, no tiene la luminosidad de “Summoner’s tales” pero tampoco cae en el pesimismo de “Soul cages”, digamos que se mantiene en un término medio. No dejó para la posteridad ningún clásico aunque contiene joyas como “The hounds of winter”, “I was brought to my senses” o “I hung my head”. Me encontré en el antiguo Palacio de deportes de Madrid con una gira muy fría y con un Sting que no transmitía demasiado entusiasmo. ¿Qué te pareció a tí esta gira?.
T.C: Esta vez tocó viajar bastante, Holanda, Francia, luego España y, más tarde, otra vez Francia. “Mercury falling” es un álbum con bastantes cambios musicales y, como tú dices, tiene algunos temas excelentes. Aquí Sting se nutrió de algunos músicos nuevos en la sección de vientos. El inicio de la gira en Amsterdam (10/3/1996) fue en el famoso Paradiso. Nos ofreció un acústico en un pequeño pub de Amsterdam (9/3/1996) en la calle Bourbon Street. En el inicio de la gira se incluía una versión muy reggae de “The bed's too big without you” que más tarde retiró del repertorio.
En Holanda fue donde me hice la primera foto con Sting. Fue una gira en la que tuve mis mejores encuentros con él. Coincidimos también en la rueda de prensa de Valencia (18/4/1996), la entrega del dossier de fotocopias de “NBB” y “Last Exit” en España, de la que le hice entrega en Barcelona (24/4/1996) - Sting se mostró muy interesado y atento a la hora de explicar algunas de las fotos que salen en los recortes y que anteriormente ya he comentado. Y la entrega de las botas de las que ya hablé. Más tarde, llegó el día que canté con él en Montpellier (22/12/1996) junto a Stelle de Paris el "I'm so happy I can’t stop crying”, ¡que noche la de aquel día!. Yo tenía muchas ganas de salir a cantar y unos meses antes me puse en contacto con mi buen amigo Ross Vinner de Vancouver que salió a cantar con él incluso con las cámaras de TV. Me explicó cómo hacerlo y no me corté un pelo. La verdad es que en Europa la cosa era algo distinta a como lo hizo en América, pero fue una gran experiencia.

K: En su siguiente trabajo “Brand new day” cambia de productor (sustituye a Padgham por Kipper) y de rumbo. Sting se apunta a la moda de “renovarse o morir” y deja para la posteridad un clasico inmediato, “Desert rose”. Un lujo de álbum que cuenta con la presencia de invitados especiales como Stevie Wonder, James Taylor, Cheb Mami o Chris Botti, un éxito de ventas, una gira de más de 2 años de duración, muchos premios y reconocimiento... ¿Te pareció un disco acertado y satisfactorio?.
T.C: “Brand new day” es un cambio muy radical respecto a lo que venía haciendo. Es lo que tú dices, "renovarse o morir". No me gustó demasiado, pero hay cosas interesantes en él y, sobre todo, "End of The Game", una de mis canciones preferidas de Sting en muchos años.
Ya comenté en su momento que Kipper no me gusta ni me gustará nunca. No recuerdo con exactitud cuantos shows vi de Sting en esta gira, pero fueron bastantes menos que en las anteriores giras. Lo que sí recuerdo es la anécdota de Barcelona (30/5/2000) con mi hijo Ian. Fue el primer concierto que vio de Sting y, después del concierto, nos dirigimos a los camerinos junto con mi mujer, mi madre, Stina (de Madrid), Flowers (fotógrafo) e Ian. Íbamos por el pasillo interior que lleva a los camerinos (hay que conocer un poco el Palacio de los Deportes ya que es muy lioso, pero ya tenía bastante experiencia de otras ocasiones) cuando uno de los road manager, no recuerdo quien, me paró y me dijo: "¿A dónde vas?", le contesté: "Llevo a mi hijo para que Sting le firme”. Me dijo: "Espérate aquí", tomó a Ian de la mano, se lo llevó y desapareció durante unos cuatro, cinco minutos. Transcurrido este tiempo sale Sting, sujetando a Ian de la mano, se dirige a nosotros y me dice: "Tienes un hijo muy majo y simpático". Le firmó una camiseta. Lástima que no teníamos cámara, me la confisco antes del concierto Eduardo Möller de Gay & Co. Lo más gracioso de esto es que mi hijo consiguió entrar en el camerino de Sting mucho más fácilmente que yo en todos estos años.
K: “Sacred love” fue llevar más al límite la experimentación ya sugerida en “Brand new day” y eso no le gustó a todo el mundo. La división de opiniones hizo que las ventas no fueran todo lo bien que inicialmente apuntaban. Después de concluir esta gira Sting se sacó de la manga una gira “rockera” de grandes éxitos llamada “Broken music” que nos anticipó lo que después veriamos en la gira de reunión de Police. En algunos casos (“Next to you” o “Invisible sun”) Sting tocó los temas “policiacos” con mucha más fuerza. ¿Que te parecieron estas dos giras?.
T.C: “Sacred love” no me gustó nada como disco. Lo vimos en una presentación en exclusiva en el Olympia de París (22/9/2003) y ya entonces no me gusto demasiado. Lo que resultó divertido fue encontrarme con viejos amigos de toda la vida como Erwin, Rogier, Giovanni, Stina, Ruediguer y muchos más. Después lo vi en Barcelona (2/6/2004) donde pude estar con Sting en un “meet” que hizo poco antes de empezar el show y no recuerdo verlo más veces en esta gira. En aquella ocasión también pude estar en el “soundcheck” con Ian y lo cierto es que hizo algunas versiones muy especiales. Es un álbum en el que Sting decide realizar colaboraciones que no me gustan nada, es un álbum muy flojo.
“Broken music” es otra cosa, no estuvo nada mal. Como dices fue una antesala de la reunión de Police. Yo creo que, entonces, Sting ya tenía en mente esta reunión. Lo vi en Albacete (30/6/2006) y en Hoyos del Espino (1/7/2006) coincidiendo con las semifinales del mundial de fútbol donde Inglaterra perdió contra Portugal. Recuerdo que Sting y la banda se fueron del recinto a una especie de restaurante que hay en el parque de aquel paraje de Gredos para poder ver el partido. Nosotros (Xavi, Miquel y yo) nos quedamos en el “backstage” con un calor de miedo y esperando la llegada de la banda para poder ver el “soundchek”, cosa que no sucedió. Las caras de Sting y compañía eran todo un poema. Pudimos hablar con Danny Quatrochi durante un buen rato, de la gira, de próximos proyectos, de fútbol… Gracias a los sms que recibía de mi hijo desde Barcelona, podía ir informando de los resultados a los “roadies” y técnicos del “staff”. Fueron un par de días nefastos. Dominic perdió con su Argentina el día antes con Alemania, y luego lo de Inglaterra. Sting no tenía muy buena cara cuando se bajó del coche justo delante nuestro. Ya no se movió de la tienda que montaron en el “backstage” y que servía de zona de catering.
En el concierto de “Fiction Plane”, Joe se mostró contrariado por la derrota de Inglaterra y mencionó el resultado… El concierto fue muy bueno de todas maneras.
Hay otra anécdota simpática. Una semana antes del concierto me habían llamado del Diario de Albacete para hacer una entrevista sobre Sting, los conciertos y mi colección. Les mandé una foto para completar el artículo que publicaron el mismo día del concierto de Albacete. Cuando llegué al hotel donde nos hospedamos nos encontramos con Edu de Gay & Co y me dijo: "Tío eres más famoso que Sting", y pregunté: "¿Qué pasa?", me dice: "¡Mira el periódico, joder!”. Una doble página con un pedazo de foto junto a una especie de breve donde se comentaba que Sting actuaba aquella noche en la ciudad. Edu me comentó: “¡Si esto lo ve Sting se cabrea seguro!” La verdad era que se daba más importancia a mi entrevista que al artículo del propio Sting.

K: Imagino que su acercamiento a la música clásica (el tributo al compositor renacentista John Dowland con “Songs from the labyrith” y las canciones invernales de “If on a winter’s night...”) te habrá desconcertado tanto como al resto. No se si has seguido estos trabajos, pero tengo que preguntarte que te parecieron. ¿Viste la Ópera de Sting y Costello en París?.
T.C: Desgraciadamente no he podido ver nada de todo esto en directo y me sabe muy mal porque me gusta mucho la música clásica y estos trabajos me atraen mucho. Es una lástima porque Sting tenía programados dos conciertos de “Songs from the labyrinth” en España , uno en Santander y otro en Bilbao y los dos se suspendieron. También suspendió un concierto clásico, celebración de un aniversario de la Caixa de Catalunya, con las hermanas Katia y Marielle Labèque en Barcelona (estaba programado para el 26/9/2001). Tampoco he podido ver la obra de teatro que protagonizo junto a Elvis Costello y su hijo Joe en Paris, obra de un gran talento, nada más y nada menos, que Steve Nieve. Con él si pude hablar en un concierto que celebró junto a Costello en Cap Roig y le comenté lo mucho que me había gustado su disco.
Tengo bastantes conciertos de estas dos giras y lo cierto es que debo reconocer que me sabe mal no haber podido ver ninguno en directo. ¡Una lastima!.
K: Para concluir con el repaso de su obra, hablemos de “Symphonicities” (el álbum) y de “Symphonicity” (la gira). A mucha gente le pareció ofensivo que tomara autoparódicamente un título mítico de Police. ¿Te pareció un disco y una gira innecesaria?. ¿Crees que sus canciones necesitan de tanta parafernalia?. Yo particularmente sí que disfruté de su última parada en Madrid el pasado octubre.
T.C: Creo que es de lo mejor que he visto y escuchado en directo y en disco...forma parte de la banda sonora en mi casa. Cuando no soy yo, es mi hijo; si no es el álbum, es un concierto. Fantástico...me cabrea mucho la gente que dice que es malo...Mis amigos se durmieron en el concierto mientras yo me quedaba maravillado. Será porque me gusta la música clásica, la instrumentación y este sonido tan bueno que nos ofrece Sting siempre en sus conciertos. Lástima, lástima que sólo lo he visto en una ocasión… pero disfruté mucho. ¿El nombre?, es el mejor que podía poner y al que no le guste....
Es una manera distinta de re-interpretar las canciones antiguas. Yo siempre soñé con algo así. Lástima que Sting no lo hiciera antes. Bueno… de hecho hay algo un poco parecido en los conciertos de “Night of the proms” (22-31/10/1993). Lo de orquestar canciones no es sólo cosa de Sting, hay algunos discos con versiones clásicas de la música de Sting que son buenísimas. A mí me gusta mucho.
Tuve la ocasión de hablar con el director de la orquesta Steven Mercurio, un hombre encantador, con gran energía y entusiasmo. Me comentó que, si podía, los viera más veces, porque era un show magnífico. También pude hablar con Dominic durante esta gira y, especialmente, de algunos temas que habían escogido entre ellos el de “The end of the game”. Le comenté que era un tema difícil de tocar por su ritmo y me dijo - junto al percusionista -, que sí que era difícil pero que les gustaba mucho.

K: ¿Cuántos discos piratas de Sting has llegado a recopilar?, ¿de cuál te sientes más orgulloso de poseer y cual sigues aún soñando con encontrar?.
T.C: Bueno, los discos piratas para mí son discos de colección. La palabra pirata no me gusta demasiado, en todo caso, me gusta más “bootleg”. Tengo muchos discos de colección de Sting, aunque no los he contado nunca. Una cosa es tener el “bootleg” editado por una compañía o particular y, la otra, tener la grabación del show, de las que tengo a cientos. Quizás la más rara es la del concierto de celebración de los 22 años del Príncipe de Brunei (12 y 13/6/1996). Es un show editado oficialmente en disco en aquel país y del que no corren copias, es muy raro. ¡Sería interesante encontrar una copia!. Sting actuó delante del Príncipe y su familia en uno de sus Palacios junto a Bryan Adams y otros músicos a los que contrató el Príncipe para que tocaran para ellos. ¡La pasta es la pasta!.
K: Sí tuvieras que elegir solamente 5 canciones del catálogo Sting, esas canciones serían…
T.C: Ufff… ¡difícil!. “They dance alone”, “Fields of gold”, “End of the game”, “We work the black seam”, “Hounds of winter” y “The secret marriage”.
K: Ordéname por orden de preferencia los siete álbumes de estudio de Sting.
T.C: “Nothing like the sun”, “The dream of the blue turtles”, “Ten summoner’s tales”, “The soul cages”, “Mercury falling”, “Brand new day”, “Sacred love”,... faltan los últimos y “Bring on the night” que es un directo muy bueno.
K: Alguna vez me has comentado que te has llegado alguna vez a plantear el dejar de coleccionar cosas de Sting por alguno de sus desplantes. Cuéntame tú primer encuentro con él, el mejor gesto y el peor detalle que ha tenido contigo.
T.C: El primer encuentro es en 1983 en el Aeropuerto, aunque el primero en el que pude hablar unos minutos con él fue en 1986 en el “backstage” del Palacio de los deportes de Montjuïc, después del concierto de “The dream of the blue turtles”.
¿El mejor gesto?, bueno, el abrazo que me dio después de cantar con él en Montpellier y que me llamase "El Catalán". También el día que me atendió con ojos como platos al darle las fotocopias de “Last Exit” y “NBB”, y el día que estuvo con mi hijo Ian en su camerino.
¿Los peores?… tengo bastantes, pero no voy a mencionar lo malo, lo pasado, pasado está. Me quedo con los mejores momentos, que son los que valen.

K: Por último Toni, ¿crees que Sting volverá al pop para editar un (esperadísimo) álbum de material propio e inédito?. Aunque Dominic recientemente me dijo que él estaba convencido de que ese disco llegaría… yo estoy empezando a perder la esperanza. Gracias por tu tiempo Toni y espero seguir contando con tus aportaciones aunque sea de manera puntual.
T.C: Yo creo que sí, pero ya veremos por donde salen las novedades, no sea que vayamos a tener otra sorpresa.
Muchas gracias a ti por esta entrevista, me lo he pasado muy bien y espero que a los que les guste la música de Sting, de Police, de Andy y Stewart, también les haya gustado. A mí me ha servido para recordar viejos momentos y para recuperar algunas reliquias que tenía muy olvidadas. Ah… y lamento mucho si, dentro de todo este anecdotario, hay algún "fallo". La memoria empieza a jugarte alguna mala pasada. Así que…¡perdón a todos y gracias por leer!

FOTOS:
- 1: Sting mira interesado la documentación que Toni ha recopilado sobre el paso de “Last Exit” por el País Vasco en 1975 en el “backstage” del Palau d’Esports de Montjuic (24/4/1996).
- 2: Certificado médico de la anulación del concierto de San Sebastián (14/12/1985).
- 3: A la salida del show privado celebrado en el Pub Bourbon Street de Amsterdam (9/3/1996).
- 4: Hoja de producción del concierto de Sting en el Estadio Sarriá (12/6/1991).
- 5: Rueda de prensa en el Meliá Rey Don Jaime de Valencia (18 /4/1996).
- 6: Toni y su hijo Ian con Sting en el “backstage” del Palau Sant Jordi (2/6/2004).
- 7: Toni y Stelle cantando con Sting “I’m so happy I can’t stop crying” en Le Zenith de Montpellier, Francia (22/12/1996).

Fotos cedidas por Toni Carbó.
Todas las fotos registradas y usadas con permiso de su propietario.

martes, 8 de febrero de 2011

CONCIERTO EN THE RIVERSTAGE, BRISBANE (AUSTRALIA). (7/2/2011).


SETLIST:
El concierto tuvo el mismo repertorio que el del día 19 de enero.
COMENTARIO:
Último de los nueve conciertos ofrecidos en Australia con gran aceptación. Sting volvió a dedicar “Fragile” en memoria de las víctimas de las inundaciones del pasado mes. Aparentemente la “Symphonicity” llegaba a su fin, tan solo quedaban un par de conciertos en Nueva Zelanda y otro par en Sudamerica. De ahí en adelante no hay mucho planeado, alguna nueva representación de “Twin Spirits”, una colaboración con su amigo James Taylor y con un Ensemble veteranísimo a mediados de septiembre en Nueva York.
AUDIENCIA:
8.000 espectadores.

lunes, 7 de febrero de 2011

CONCIERTO EN HOPE STATE WINERY, HUNTER VALLEY, NEW SOUTH WALES (AUSTRALIA). (5/2/2011).

SETLIST:
El concierto tuvo el mismo repertorio que el del día 19 de enero.
COMENTARIO:
Sting debutaba en el Hunter Valley y su éxito fue rotundo. Se mostró tan comunicativo como a lo largo de esta gira, explicando detenidamente cada canción y diciendo algún comentario sobre el clima australiano: “Vengo en verano y hace calor, vengo en invierno y hace calor, siempre hace calor aquí”.
AUDIENCIA:
10.000 espectadores.

CONCIERTOS EN OPERA HOUSE FORECOURT, SIDNEY (AUTRALIA). (3 y 4/2/2011).


SETLIST:
Los conciertos tuvieron el mismo repertorio que el del día 19 de enero.
COMENTARIO:
Como las dos actuaciones en el Opera House Concert Hall agotaron todas sus localidades en unos pocos minutos, Sting decidió dar un tercer concierto de puertas abiertas fuera del emblemático edificio australiano. La mañana del 3 de febrero Sting acudió a dar una clase de 90 minutos al Centro de Yoga Darlinghurst, después estuvo comiendo con su amigo George Michael, que también estaba por aquel entonces en Sidney, quien no pasa por el mejor de los momentos por sus problemas con la ley debido a ser pillado conduciendo bajo el efecto de las drogas.
AUDIENCIA:
6.000 espectadores cada día.

martes, 1 de febrero de 2011

LA HISTORIA DE...

STING & GRATEFUL DEAD

La legendaria banda californiana Grateful Dead fue toda una institución en América durante tres décadas, nació a mediados de los 60 y en su reconocible sonido pueden encontrarse reminiscencias rock, folk, country, blues, jazz y de la psicodelia de los 70. Fue una banda que no necesitó tener unas enormes ventas ni colocar alguno de sus singles en el número 1 para contar con un público fiel numerosísimo, era un grupo de directos (realizó más de 2.300 conciertos entre 1965 y 1995) en los cuales la improvisación era su razón de ser, sus “Jam sessions” se alargaban por encima de los 12 minutos y nunca una canción de los “Dead” era interpretada dos veces de igual manera. Los álbumes eran tan solo un punto de partida desde el cual desarrollar las infinitas posibilidades de los temas allí incluidos.

La formación más longeva de Grateful Dead estaba formada por Jerry García a la voz y guitarra, Bob Weir a la guitarra rítmica, Phil Lesh al bajo y Bill Kreutzmann a la batería, aunque habitualmente el famoso “Muro de sonido” se reforzaba con un segundo batería, Mickey Hart (que salvo un lapso de tiempo comprendido entre 1971 y 1974 fue otra presencia constante en la banda). El teclista fundador Ron McKernan fue sustituido a partir de 1972 por Keith Godchaux (1972-79), Brent Mydland (1979-90), Vince Welnick (1990-95) o incluso por el popular Bruce Hornsby (1990-92).

Nadie en su sano juicio habría trazado ningún tipo de paralelismo entre dos bandas tan dispares como los americanos Grateful Dead y los británicos The Police, sin embargo en mayo y junio de 1993 los caminos de los Dead y del ex-líder de Police se cruzaron para sorpresa de muchos. Era la primera ocasión (y hasta ahora la única) en que Sting como solista accedía a ser telonero de otro grupo, y los hacía para los “Dead” por admiración, respeto y por vivir el fenómeno desde dentro. Todo empezó por una borrachera de sus respectivos representantes que terminó con la firma de 11 multitudinarios conciertos.

Sting contagiado por la experimentación de Jerry y los suyos ofreció el mayor abanico de canciones que se pudo contemplar en el tour de “Ten summoner’s tales”, muchas de ellas no volverían a interpretarse a lo largo de la misma. En su hora de actuación Sting combinaba las canciones de su último trabajo con sorprendentes versiones de los Beatles (“A day in the life”, “Penny Lane” y una acústica “Blackbird”), de Jimi Hendrix y Bill Withers (“Purple haze” y “Ain’t no sunshine”, temas habituales en el “Soul cages Tour”), de Tim Hardin ( “If I were a carpenter” que entonaba al final de “Why should I cry for you?”) e incluso de la Banda Sonora de “El libro de la selva” (el “I wanna be like you” que tocó únicamente en el segundo concierto en Chicago que tuvo una duración muy inferior al resto por problemas técnicos).

También sonaron temas propios como “Driven to tears”, “All this time”, “Children’s crusade” o “Walking on the moon” que no serían interpretados en el resto de la gira, y el medley “Tea in The Sahara”-“Consider me gone” expresamente pensado para que Jerry García lo tocara junto a Sting como hizo en 4 de los 11 conciertos. El último medley en Washington sumó unas estrofas de “Down so long” y a Don Henley como lujoso corista.

Los 11 conciertos tuvieron una afluencia superior a los 600.000 espectadores y “Grateful Dead” seguiría con sus interminables giras hasta que en agosto de 1995 García murió de un infarto en una clínica de desintoxicación a los 53 años. Los “Dead” como tal finalizaron con la muerte de su líder, aunque el resto de miembros montarían otras bandas con las que interpretar las viejas canciones, “The Other Ones” con Lesh, Weir y Hart en 1998, repitiendo en 2000 con Kreutzmann pero ya sin Lesh. En 2002 todos al completo formaron “The Dead” y grabaron incluso un álbum “The strange remain”.

GIRA GRATEFUL DEAD & STING:
Sam Boyd Silver Bowl, Las Vegas, Nevada (USA).
(14, 15 y 16/5/1993).
Giants Stadium, East Rutherford, Nueva Jersey (USA). (5 y 6/6/1993).
Buckeye Lake Music Center, Hebron, Ohio (USA). (11/6/1993).
Rich Stadium, Orchand Park, Nueva York (USA). (13/6/1993).
Soldier Field, Chicago, Illinois (USA). (18 y 19/6/1993).
RFK Stadium, Washington, Washington DC (USA). (25 y 26/6/1993).

CONCIERTO EN OPERA HOUSE CONCERT HALL, SIDNEY (AUSTRALIA). (1/2/2011).


SETLIST:
El concierto tuvo el mismo repertorio que el del día 19 de enero.
COMENTARIO:
Debido a la expectación que despertaron los dos conciertos en el Opera House de Sting y al limitado aforo del mismo, extendieron dos días más la actuación pero en esta ocasión en un anfiteatro de mayor capacidad al aíre libre que se encuentra situado al lado del mismo Opera House. Una versión intimista de “Message in a bottle” volvía a encargarse de cerrar el catálogo de éxitos de Sting.
AUDIENCIA:
2.680 espectadores.

CONCIERTO EN OPERA HOUSE CONCERT HALL, SIDNEY (AUSTRALIA). (31/1/2011).


SETLIST:
El concierto tuvo el mismo repertorio que el del día 19 de enero.
COMENTARIO:
Sting debutó en el Opera House de Sidney en noviembre de 2008 acompañado únicamente por el laudista bosnio Edin Karamazov, entonces confesó que jamás soñó con tocar en un sitio tan especial, reservado para eventos de música clásica generalmente. Ahora regresaba para tocar dos días seguidos en el Opera House sus grandes éxitos en versión sinfónica y con el acompañamiento de la legendaria Sydney Symphony Orchestra que lo acompañarían en el resto de sus conciertos australianos.
MÚSICOS:
Sting (Voz, guitarra y armónica), Dominic Miller (Guitarra), Ira Coleman (Bajo), David Cossin y Rhani Krija (Percusión), Jo Lawry (Coros), Steven Mercurio (Conductor) y The Sydney Symphony.
AUDIENCIA:
2.680 espectadores.